COMPROMISO PARA SEPTIMO


IMPRIMIR Y LLEVAR EL SIGUIENTE DOCUMENTO IMPRESO PARA TRABAJAR EN CLASE

El Imperio Carolingio
A finales del siglo VIII, la mayor parte de los reinos germánicos había desaparecido. El ostrogodo y el vándalo sucumbieron ante el empuje bizantino. El reino visigodo en España cayó en manos de los musulmanes. Solo el reino franco, ubicado en la región de la actual Francia, logró consolidarse. Con él, en la Europa cristiana nuevamente se volvió a hablar de imperio como un concepto asociado con la idea de dominio universal.
El reino de los francos
Durante el período de invasiones, el actual territorio de Francia fue ocupado por los francos y los burgundios. Los francos sometieron a los burgundios y construyeron un reino gobernado por reyes de la dinastía merovingia. Sin embargo, su autoridad era débil y recibieron el apodo de “reyes holgazanes”. Quienes tenían el poder eran altos funcionarios conocidos como mayordomos de palacio. Uno de ellos, Carlos Martel, detuvo el avance del islam en la batalla de Poitiers. Su hijo, Pipino el Breve, depuso al último rey franco y se coronó como rey.
Carlomagno y la idea de un imperio universal
Carlos, hijo de Pipino el Breve, heredó el reino de los francos. Por su importancia como gobernante y sus grandes hazañas, fue llamado Carlomagno, que significa “Carlos el Grande”. Durante su reinado, Carlomagno tuvo dos grandes objetivos: formar un Estado poderoso con un poder centralizado y expandir sus dominios para construir  un imperio en Occidente. Al frente de sus ejércitos dominó a los pueblos vecinos del reino de los francos: sometió a los sajones que habitaban en el norte de Alemania, y exterminó a los ávaros.
Por el sur, Carlomagno se apoderó del reino que los lombardos habían establecido al norte de Italia y se hizo consagrar “rey de los lombardos”. También intentó cruzar los Pirineos y penetrar en la España musulmana, pero fracasó. En la región de los Pirineos ocupó un pequeño territorio en el que estableció una provincia fronteriza denominada Marca Hispánica.
Carlomagno logró extender las fronteras del reino franco desde el Atlántico hasta el río Elba, y desde el mar Báltico hasta los Pirineos. Allí construyó un extenso imperio. Finalmente, en el año 800, el papa León III lo coronó “emperador de los romanos”.
La organización del Imperio
Carlomagno tenía su residencia imperial en Aquisgrán, desde donde gobernaba. Su imperio estaba dividido en dos tipos de territorios: los condados y las marcas. Los condados solían corresponder al territorio de la ciudad, eran dirigidos por los condes, que administraban la vigilancia, la justicia y los impuestos. De ellos dependían los tribunales y podían contar con otros oficiales menores a su cargo.
Por su parte, las marcas eran territorios fronterizos para defender al imperio de las agresiones exteriores. A su cargo había un marqués. Además, Carlomagno contaba con unos funcionarios especiales, los missi dominici. Eran dos enviados del emperador que vigilaban, en su nombre, las actuaciones de los condes y obispos más poderosos.
Organización social del Imperio
Durante la época carolingia se desarrolló la idea de que la sociedad estaba dividida en tres categorías:
  • Los oratores eran los integrantes del clero. Con sus oraciones buscaban salvar las almas de la sociedad.
  •  Los bellatores eran los hombres que debían proteger a la población con sus armas.
  •  Los laboratores eran fundamentalmente los campesinos, encargados de producir y suministrar el alimento para sí mismos y para la sociedad.
El renacimiento carolingio
Carlomagno impulsó las artes, las letras y la educación desu reino. Realizó grandes progresos mediante el estudio constante y el trato permanente con grandes intelectuales que invitó a su corte de Aquisgrán. Ordenó la apertura de escuelas en las catedrales y en los monasterios y fundó una escuela para que se educasen los hijos de los nobles y futuros funcionarios del Estado: la Escuela Palatina.
Disolución del Imperio
Tras la muerte de Carlomagno, la debilidad imperial obligó a ceder su poder a los condes y marqueses para obtener su apoyo. A Carlomagno lo sustituyó su hijo Luis el Piadoso, quien por medio del Tratado de Verdún en el año 843, dividió el Imperio en tres partes para repartirlos entre sus hijos:
  • Luis el Germánico. Obtuvo las tierras al este del río Rhin, es decir, la Francia oriental o Germania.
  • Carlos el Calvo. Recibió la Francia occidental que corresponde, aproximadamente, a la actual Francia.
  • Lotario. Adquirió el título imperial y el territorio situado entre los de sus hermanos, conocido como Lotaringia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMPROMISO SEXTO

COMPROMISO SEPTIMO